Afortunada chica de Oro ¡Olé!

Una señora muy discreta, llamada Máxima de un pueblecito de Asturias, siempre ha sido una persona que le ha encantado el Bingo desde muy jovencita. No hay sábado noche que no deja pasar sin visitar su sala favorita Quijote, acompañada de su amiga Berta, que siempre cogen un taxi, y claro esta encontrarse con todos sus compañeros bingueros de años.

Cual sería su sorpresa que a tan solo de estar un par de horas,esa afortunada noche, canto ¡Bingoooooooooo !, brincando en la silla y no pudiendo creer que había ganado la friolera, de no solo el bingo sino el bote también, de 30.000€ que se llevó a su casa, mas que contenta.

Le preguntaron la típica pregunta, y ahora qué Máxima, ya no te veremos por aquí, ¿que vas a hacer con tanto dinero? le preguntaron, ella muy tranquila dijo, que si amigos, no dejare de volver, si sabéis que me encanta esta sala, el bingo y echar un buen rato de risas con vosotros. Repartiré con muy buena gana a mis hijos y nietos que seguro que les vendrá bien, haré una fiesta grande para festejarlo con vosotros y un viajecito caerá.

¡ Enhorabuena Máxima!

Por C, hace